NICO, UN ARTESANO CON BUENA MADERA PARA LA CERVEZA

Birizar

Buenas, mi nombre en Nico, quien está detrás de Birizar Insumos Cerveceros Artesanales. Birizar nace con la idea de ofrecerle a la cultura que está naciendo desde la cerveza artesanal productos que tengan más que ver con los procesos que lleva hacerla, es por eso que trato de prestarle mucha atención a los detalles y a la calidad de la materia prima que uso, que en cierta forma es lo que me gustaría que hagan los cerveceros cuando hacen la cerveza que tomo.

El que me inspiró a arrancar con esto fue mi primo Guido, pidiéndome las primeras palas que hice. Me acuerdo la primera vez que estuve en una cocción de cerveza en su casa, una cocción chica, me quedó grabado la bola que le daba a la limpieza, al tipo de agua, a medir el ph, y miles de cosas que nunca me hubiera imaginado que eran necesarias para hacer una cerveza. A las semanas me hizo probar lo que salió de ese día… sin palabras, creo que era la primera vez que tomaba una artesanal, me hizo cambiar completamente lo que pensaba sobre la cerveza. 

Después de esto fui entendiendo que la cerveza artesanal como cultura no tiene nada que ver la del alcohol como exceso y descontrol, es mucho más consciente y valorativa, va más de la mano con la elección de un buen vino para disfrutar o con la vida en las casas de las familias del interior de hace un tiempo donde se molían las uvas con los pies para tener su propio patero. 

Es por esto que lo que espero de las cosas que produzco, ya sea por cómo están hechas o por las formas o materiales que tienen, hagan pensar en lo casero, lo hecho a mano, en los viejos valores de respetar las materias primas y cada resultado, por sobre la cantidad y la superproducción. Mi idea es que una pala, por ejemplo, te haga acordar a las cucharas que tenía tu abuela en la casa, que aporte esa calidez al laburo; y después extendiéndome a los bares lo mismo, que las canillas con cerámica pintada a mano sean como la vajilla, y si sos de recargar growlers que vayas con un canasto de metal tipo el que llevaba tu abuelo con las botellas de soda viejas. Son todos guiños que te llevan un poco más atrás en el tiempo, pero que en realidad atraviesan ya el tema de la estética, es más un recuerdo de cómo valorar el proceso y lo hecho a mano que es algo que se está dejando de lado en muchos ámbitos, donde la tecnología y la cultura de lo automático y descartable se está comiendo todo. Y bueno, pienso que la cerveza artesanal tiene mucho de volver a eso, hay procesos en los que no te queda otra que esperar horas, días, o hasta semanas para ver los resultados de lo que hiciste. Es algo con lo que también me encontré cuando empecé a trabajar la madera y salirme del mundo del trabajo virtual; hay procesos que son imposibles de automatizar, podés tener todas las máquinas, el último laser, todo muy controlado, pero si vos no estás ahí con las manos y la cabeza en lo que hacés, en los detalles y en quien lo va a recibir y usar, te puedo asegurar que el resultado nunca va a ser el mismo. 

En cuanto a los materiales que uso, las palas las hago todas con maderas duras elegidas, que resisten mucho la humedad y que no transmiten aromas al mosto, como por ejemplo el guatambú o el anchico, principalmente tienen la ventaja de ser mucho más livianas que las palas de inoxidable y más amigables con la mano humana. Por otro lado, las maderas que elijo para los Taps y los Porta Growler busco que sean nobles y con lindas vetas, algunos de los tipos que uso son Cedro, Pinotea, Paraíso y Pino Paraná. Otro detalle son los cerámicos, que son completamente hechos y pintados a mano por mi hermana.

Después, el proceso de protección es exigente también, las palas llevan un curado de 3 días consecutivos con una semana de reposo que hace que la madera quede impermeabilizada por un largo tiempo. Los Taps y los Porta Growlers van pintados y/o laqueados con suficientes manos como para que resistan el uso intensivo sin arruinarse.

A lo que apunto es a poder diseñar objetos o herramientas útiles que se ajusten a la necesidad de quien vaya a estar en contacto ellos. Por eso es que pongo muchas opciones y animo a la gente que me escribe a que me de todos los detalles de lo que esperan que mis productos le resuelvan. Tratando de abarcar desde la persona que cocina, hasta el que quiere llevar a su casa en 2 growlers el mismo día, pasando también por quien la sirve en un bar o centro de recarga.

Hoy en día mi primo sigue cocinando y se acaba de mudar con su cervecería Voguel a un galpón más grande donde sigue cocinando e investigando con el mismo valor del proceso que el primer día (y más profundo también), cosa que me inspira bastante, y me hace entender que no es joda hacer cerveza, desde la calidad de los productos que usás, hasta la limpieza al final de la última manguerita es importante para que la cerveza salga bien y no te destruya la panza o te reviente la cabeza al otro día.

Contáctate con

BIRIZAR INSUMOS ARTESANALES

  • e-mail-logo
  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

Soy Cervecero 2018. Todos los derechos reservados. Buenos Aires. Argentina. Ediciones anteirores